Autor: Maximiliano Duran

Nouveau2

Poemas de César Vallejo Cesar Vallejopa Jarawinkuna

TAKIAKUI ASLLATAWAN iñinai MASI

Traductor tikraj: M. Duran


Takiaikui asllatawan iñinai masi
Juk achka chikankarai, septentrional, tukusja,
Piña piña, taksalla jaukainiyuj,
Taksa yanapakujlla imapas atipaymanta
Mana atipanapiñanataj atojllaña yanapakuj

Sinkajinakaija puchusunki, jinaspañataj
Mam kanchu aswan utijkai jamutakuipi , kai
Aichakallpa jamutakuinin, manataj kanchu
Aswan jamutakusja pantakui kausakusjaikipi.

Jorita jina jamutaikuspaja, acerom kanki
Chaipas mana opajina wischupakuptiki wañuimanta,
Imainam kausakuimanta jina ruranki,
Wañui pampa uchkuikiraiku.

Yachanaikipunim
Jatunkainiiki takiachiita mana kallpaspalla, mana muchuspalla,
tukui molecular chejapkainiikita
jinaspa wakunapi, “kausachun”nisjaikikunapa puririinin
jinaspa kaikunapi, willakuipijina “wañuchun” nisjaikikuna.
Aceromantam kanki , nisjankupijina
Mana katkataptikija, yanjañataj tojyaruchkankiman
yupayniikunapa taitamasii, kamachikuj aillui
llipipipij kachiikunapa
ama sayaychu, jispichii,
crisisnikita llapchapai, jukllawai, ama, jatipai,
kuchurui, uraykachii, apiapai

chai ñanchik, ukunchikpi kallpakuna, chunkatawayuj
tantapa rimarikuininkunata : jaika diplomakunaya,
kallpakunawan, yaja jallariikikuna patallampi!
Jaika sapa imakunataj juñuikunantin jampi kan!
Jaika kajlla ñitikuiraj chakikipi!
Jaika jajchaiwan, jayka taitachakuiwan

utijmi
chai muchuisapa ñanchai,
chai modulasjawan piñallaña akchi,
sichuch jauka kallaspa chejap yupikunata ruranki,
sutillakunata, pasaipajkuna.

Jawaikachiwai jari;
Willawai imam chayakuwan
Ñojaja, japarikuspaipas, jampa kamachikuinikipim kani.

Otro poco de calma, camarada.

Otro poco de calma, camarada;
un mucho inmenso, septentrional, completo,
feroz, de calma chica,
al servicio menor de cada triunfo
y en la audaz servidumbre del fracaso.

Embriaguez te sobra, y no hay
tanta locura en la razón, como este
tu raciocinio muscular, y no hay
más racional error que tu experiencia.

Pero, hablándolo mas claro
y pensándolo en oro, eres de acero,
a condición que no seas
tonto y rehúses
entusiasmarte por la muerte tanto
y por la vida, con tu sola tumba.

Necesario es que sepas
contener tu volumen sin correr, sin afligirte,
tu realidad molecular entera
y más allá, la marcha de tus vivas
y más acá, tus mueras legendarios.

Eres de acero, como dicen,
con tal que no tiembles y no vayas
a reventar , compadre
de mi cáculo, enfático ahijado
de mis sales luminosas !

Anda, no más; resuelve,
considera tu crisis, suma, sigue,
tájala, bájala, ájala;
el destino, las energías íntimas, los catorce
versículos del pan : ¡ cuántos diplomas
y poderes, al borde fehaciente de tu arranque!
¡ Cuánto detalle en síntesis, contigo!
¡ Cuánta presión idéntica, a tus pies!
¡ Cuánto rigor y cuánto patrocinio.

Es idiota
ese método de padecimiento,
esa luz modulada y virulenta,
si con sólo la calma haces señales
serias, características, fatales.

Vamos a ver, hombre;
cuéntame lo que me pasa,
que yo, aunque grite, estoy siempre a tus órdenes.