Autor: Maximiliano Duran

Nouveau

Runakuna Masa

Recita la declamadora argentina Maria Hugo (Paris 18/06/16)


Runakuna

César Vallejo

Tikraj. Maximiliano Duran
Masa

Autor: César Vallejo

Traductor al quechua: Maximiliano Duran
Sipinakui tukuikujta,

aujaj wañusjaña kachkaptin,

payman chayaykun juk runa

niykuspa “ama wañuychu, sinchitam kuyayki”

ayañataj, way! wañuriykunraj

Iskaiñataj asuykuspa mosojmanta

“Ama sajiwaykuchu! Kallpanchakui! Kutirimui kausaiman!”

ayañataj, way! wañuriykunraj

jamunku paiman iskaichunka, pachak, waranja, pichjapachak waranja,

japaririspa “kainaña kuyai kachkaptimpas,

mana imatapas rurayta atikunchu wañuiwanja!”

waranjantin, ununtin runakuna tukui muyurijninpi

chaikajlla mañakuinintin “ama ripuychu wauje”

ayañataj, way! wañuriykunraj

jinaptinñataj, lliu allpanchik kausaj runakuna

muyuriykunku, ayaja llakisjallaña , mancharisjajina;

allillamanta jataririspa,

jallarijkaj runata marjaykuspa;

puririita jallarin …

Al fin de la batalla,

Y muerto el combatiente,

vino hacia é1 un hombre

y le dijo: «No mueras, te amo tanto!»

Pero el cadaver ¡ay! siguio muriendo.

Se le acercaron dos y repitiéronle:

«No nos dejes! ¡Valor! ¡Vuelve a la vida!»

Pero el cadaver ¡ay! siguió muriendo.

Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos mil,

clamando: «Tanto amor

y no poder nada contra la muerte!»

Pero el cadâver ¡ay! siguió muriendo.

Le rodearon millones de individuos,

con un ruego común: «¡Quédate hermano!»

Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo.

Entonces, todos los hombres de la tierra

le rodearon; les vio el cadáver triste, emocionado;

incorporóse lentamente,

abrazó al primer hombre; echóse a andar. . .