Autor: Maximiliano Duran

Nouveau

Yana willarikujkuna Los heraldos negros


YANA WILLARIKUJKUNA

César Vallejo

Tikraj. Maximiliano Duran
Los Heraldos Negros

Autor: César Vallejo

Traductor al quechua: Maximiliano Duran
kausaininchikpi kanmi majaikuna,

aswan sinchillaña ... ñojaja yachanichu

Taitachapa chejnikusjan jina majaikuna,

chaikunapa ñapajninpijina,

lliu muchusjanchikpa uma nanaininchik

yananchikpipas jocharayanmanjina ...

ñojaja yachanichu

Asllam kanku, kankutajmá ...

tutayaipaj yarjakunata kichanku

Aswan millarikuipaj uyayujkunapapi,

ancha kallpayuj wasasapapiwan

Ichachuch sallja Atilakunapa uywanpas kanmanku

Ichachuch wañuipa kachamuwasjanchik

yana willarikujninkuna

nunanchik Cristonkunapa

wichirij jina jaspa chukchan kanku

juk kajnin kuyaipajllaña iñii ñanninchik kamikuj

Chai yawarsapa majaikuna kanku

chay tantapa tojyaininkuna

tullpa punkupi killimsapuwachkanchikmanpasjina

Runañataj ... imaisonjo... imaisonjo!

Ñawinta kutiririn,

imainam pipas wasa jepanchikmanta

tajllawan jayariwachkanchikmanpasjina ;

utirayaj ñawinta kutiririn, jinaspa tukui kausakusjan

jocharikun, yaja juchankuna jochasja jinaraj,

jaillasninpi rikuriikun.

kausaininchikpi kanmi majaikuna,

aswan sinchillaña ... ñojaja yachanichu

Hay golpes en la vida,

tan fuertes... Yo no sé!

Golpes como del odio de Dios;

como si ante ellos,

la resaca de todo lo sufrido

se empozara en el alma...

Yo no sé!

Son pocos; pero son...

Abren zanjas oscuras

en el rostro más fiero

y en el lomo más fuerte.

Serán tal vez los potros de bárbaros atilas;

o los heraldos negros

que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas

de los Cristos del alma,

de alguna fe adorable que el Destino blasfema.

Esos golpes sangrientos son las crepitaciones

de algún pan que en la puerta del horno

se nos quema.

Y el hombre. . . Pobre. . . pobre!

Vuelve los ojos, como

cuando por sobre el hombro

nos llama una palmada;

vuelve los ojos locos, y todo 1o vivido

se empoza, como charco de culpa,

en la mirada.

Hay golpes en la vida,

tan fuertes. . . Yo no sé!