Autor: Maximiliano Duran

PAKPAKU CHAIÑAWAN RIMANAKUN


(Tomado de Cesar Guardia Mayorga Gramatica Kechwa p.383 1973 Lima Peru. Arreglos : M. Duran)

Apoyar en el boton verde para escuchar


PAKPAKU CHAIÑAWAN RIMANAKUN
Maximiliano Duran
La Conversacion entre la lechuza y el Jilguero
Arreglo: M. Duran
Tutallamanta, manaraj anchata achikyachkaptin, juk sumaj chaiñacha, kusikusi takikuchkarja sachap kallmanpi. Jinamanta pakpaku chayaramun llakii llaki. Juk kallmapi rataykuspa kaymanta wakman jawaykachan, mana imanispa.

Chaiñacha, kusi ñawinwan jawaspa, nin:

- Pakpakucha, imanasjataj llakichkanki? , nispa.

Pakpakutaj muti ñawinwan jawarayan upallalla. Chaiñachataj juktawan tapuykun:

- Manachu imatapas niita munanki? Chijniwánkichu?

- Manam, chaiñacha, chejniikichu. Ñojanchik purapija manam chejniikanchu. Llakisjam kachkani llajtaimanta ripunay kaptin.

- Imanasjataj ripunkiri ? nispa musujmanta tapun, kaymanta wakman jawaykachaspa:

- Manam runakuna kuyawanchu, chaymi ripuyta munani.

- Imanasjataj mana kuyasunkichu?

- Chaytam kunan willasjayki masiiman jina. Uyariwaiyari: Ñojaja tutallapim kausani; tutallapim takini llakisjapas, kusisjapas. Manam pitapas llakichiita, manchachiita munanichu. Takiillam takikuni, takiita munaspa. Runakunataj, imanasjachá, “kay pakpakup takinja atim”, ninku. Wañuisi jamun ñoja takiptii, manatajmi ñojá yachanichu ima chay wañuikasjanta. Kausaillatam ñojaja yachani. Chaymi llapan runakuna, chay iskay chakipi purij, chay puñuysiki runakuna, chejniwan. Ñoja takikuni tutakunapi, paykunataj ninku: “ Taytallay! , piraj wañunja, pakpakum, sachapi wajachkan” nispa. Chaymi chejniwanku; chaymi warmakunapas rikuwaspa rumiwan chojawan, sacha kallmapi punchau puñukuptii. Chaymi ripusaj, chaiñacha.

- Manam chayja allinchu, nispa, chaiñacha kutichin. Imanasjataj mana juk takiiman takiikita tikrankichu? Jinallata takiptiikija, mayta riptiikipas, maypi kaptiikipas, jinallatajmi runaja chejnisunki.

Pakpaku umanta kunkan purupi chintiikuspa, karunejta jawaspa, jamautapas kanman jina, kay

niikun:

- Ay chaiñachai! , jampaja manam imapas sasachu. Imaynataj puka wayta, pukayayninta tikranja? Imaynataj jam uchuklla kaspa jatunyaruwaj? Imaynataj takiita, sumaj takiita, mana takinayta munankichu, runa mana chejniwananrayku?

Chaytaja manam rurasajchu, manam, atipaymanchu rurayta. Sapa sacha, sapa urpi, sapa rumi, sapa orju rurananta, kasjanta, rurasjanwan, kaininwan ruraspa, kausaspa, kan.

Chaiñacha, kayta uyarispa, raprachanta tapsipayaspa, ripukun pawastin, pay kikinman kayta nikuspa: Manam jamutayta atipanichu chay pakpaku nisjanta.

La lechuza con el jilguero dialogan

(Cesar Guardia Mayorga Gramatica Kechwa p.383 1973 Lima Peru. Arreglos: M. Duran)

De madrugada, cuando aun no había amanecidocomplétamente, un lindo jilguerito se hallaba cantando muy alegre sobre la rama de un árbol. Repentinamente llegó una lechuza muy triste. Se posó sobre una rama y silenciosamente miró de un lado a otro. Cuando le vió en ese estado, el jilguerito, con ojos alegres, le dijo:

-Lechucita, ¿porqué estás triste?

La lechuza, con sus ojos saltones, le quedó mirando sin decir una palabra.

El jilguerito volvió a preguntar:

-¿no quieres decir algo? ¿me odias?

-No, jilguerito, entre nosotros no existe el odio. Estoy triste porque tengo que irme de mi pueblo.

-¿ porqué te irás? Volvió a preguntar el jilguerito dando miradas de aquí para allá.

-Eso te voy a contar ahora como a un congénere. Escúchame pues. Yo vivo en la noche; yo canto por las noches cuando estoy triste o contento. No busco entristecer ni asustar a nadie. Canto por cantar, cuando me da el deseo. Sin embargo, no sé porqué razón, dice : “ el canto de esta lechuza es malagüero”. Dicen que la muerte viene cuando yo canto, pero yo no sé lo que es la muerte. Yo tan sólo sé vivir. Es por eso que toda esa gente, esos que andan en dos pies, esos dormilones me odian. Canto en la noches y ellos dicen asustados : “!Dios mío! Quién morirá, está cantando la lechuza en el árbol. Por eso me odian, por eso hasta los muchachos me arrojan piedras cuando me ven dormir durante el día sobre los árboles. ¡Por todo esto tengo que irme.

- Eso no está bien, respondió el jilguerito. ¿Por qué no cambias mejor tu canto‘? Si sigues can-

tando lo mismo, donde quiera que vayas, donde quiera que te encuentres, te odiarán lo mismo los hombres.

La lechuza retrajo la cabeza, entre las plumas del cuello, y mírando la lejanía, como si fuese un filósofo, respondió gravemente:

- ¡Ay jilguerito! , para tí nada es difícil ¿Cómo puede la flor roja cambiar su color? ¿Cómo

puedes tú, que eres pequeñito, ser grande? ¿Cómo puedo yo cambiar mi canto, mi hermoso

canto, para que la gente no me odie? Eso no lo haré, no lo puedo hacer. Cada árbol, cada palo-

ma, cada piedra, cada cerro, haciendo , siendo, con lo que hace, haciendo con su ser, existiendo, es.

Oyendo el jilguerito estas palabras, aleteando se fue diciéndose a sí mismo: “No logro comprender su pensamiento